https://comayaparte.com/conocer-a-los-proveedores-de-un-restaurante/

Conocer a tus proveedores

¡Hola, amig@s!

¿Cómo ha ido la semana? Nosotros estamos a tope, deseando avanzar nuevos artículos con consejos e información de interés, pero vamos poco a poco, últimamente hemos tenido compromisos que más adelante os anunciaremos 😉

El artículo de esta semana lo hemos escrito a partir de nuestra experiencia del pasado fin de semana, cuando visitamos la nueva fábrica de la cervecera valenciana Tyris.

Nosotros somos muy aficionados a visitar fábricas, bodegas, destilerías, almazaras… nos encanta conocer los procesos de producción de los productos que consumimos en nuestra cotidianeidad, además, las catas que se suelen realizar tras la visita, nos ayudan a conocer mejor el producto y distinguir sus diferentes variedades.

 

Como ya os dijimos en el último artículo, es muy importante saber elegir los proveedores de un restaurante, pero hoy comentaremos la importancia de conocer a un proveedor.

 

En muchas ocasiones, y os lo decimos porque nos ocurre a diario, los problemas o malentendidos que pueden surgir entre cliente y proveedor son provocados porque uno u otro no conoce la forma de trabajar de la otra parte.

En vuestro caso, como clientes, el contacto con el proveedor es imprescindible para conocer sus horarios de reparto, la antelación con la que hacer el pedido o la mejor vía para realizarlo.

La comunicación siempre es muy importante: una incidencia que pueda surgir, días festivos, cambios en el reparto o cualquier variación que pueda haber, es importante que el proveedor os lo comunique y, si no lo hace, que lo preguntéis vosotros. Este pequeño contacto evitará que haya fallos u os quedéis sin materia prima.

 

Además, os animamos a comentar con vuestro proveedor la posibilidad de hacerles una visita, que os muestren su forma de trabajar, os enseñen sus instalaciones y os presenten a las personas con las que soléis contactar. Esta muestra de cercanía, de “ponerse cara”, es muy positiva para la relación entre ambos.

En una de las empresas para las que trabajamos, hay clientes que nos ha pedido realizar una visita y que les mostremos las instalaciones, otros, incluso, pasan a visitarnos cuando están cerca o en fechas señaladas como Navidad.

Al margen de conocer la parte más humana de vuestros proveedores, es interesante que conozcáis cómo fabrican el producto, sus medidas de calidad y todos los procesos de producción. No todas las fábricas permiten visitarla, pero preguntad a vuestro proveedor. En el caso de que vuestra relación comercial sea con un distribuidor y no directamente con el fabricante, podéis ver la marca u origen del producto, investigar en internet y averiguarlo.

 

Bodegas de vino, fábricas de cerveza artesana, almazaras, queserías, destilerías, granjas… éstas son siempre unas visitas muy interesantes, siempre y cuando estén cerca de vuestra localidad.
Seguro que algunas de ellas están muy adaptadas para ser visitadas, como es el caso de la nueva –y bonita- fábrica de Licor 43 (Cartagena), donde, después de la explicación del proceso de producción, tienen un museo muy interesante y realizan catas de diferentes combinados en un “bar” propio.
Otro gran ejemplo de adaptar la producción a las visitas -y hacerlo una atracción turística- son las Cuevas de Société (Roquefort sur Soulzon, Francia), donde elaboran ese maravilloso roquefort. Os recomendamos, si viajáis por la zona, que os acerquéis a ver estas impresionantes cuevas llenas de queso.

 

Conocer desde 0 vuestra materia prima y vuestra bodega no solo es una atracción para hosteleros y propietarios, si no que permitirá que facilitéis al cliente cualquier tipo de información y le aclaréis sus dudas con más solvencia, transmitiendo así una sensación de conocimiento y seguridad en vuestra oferta.

La relación con los proveedores va más allá de pagar un dinero a cambio de un servicio, preguntadles sus novedades y otros servicios que pueden ofrecer. A su vez, puede ser interesante que los empleados de un proveedor se beneficien de un pequeño descuento si visitan vuestro local.
Pensad que si una empresa que os provee cuenta con 100 trabajadores, cenan en vuestro local con sus parejas y salen satisfechos, podrán hablar de vosotros 200 personas.

 

Un proveedor es más que una relación comercial, es una aliado con el que podéis crecer.

 

Y aquí terminamos por hoy, la próxima semana continuaremos reflexionando sobre más temas que puedan ayudar a mejorar un restaurante. Ya sabéis que podéis contactar con nosotros o enviarnos un mensaje si tenéis cualquier duda o sugerencia.

Nos seguimos por Facebook y Twitter y, por supuesto, ¡en nuestra Newsletter!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *