https://comayaparte.com/los-ninos-en-los-restaurantes/

Los niños en los restaurantes

¡Hola, amig@s!

Como esta semana hemos tenido en casa a la hija de unos amigos, nos hemos estado planteando cómo “afectan” los niños en las ventas de los restaurantes, cómo hacer que una pareja con hijos se sienta cómoda en vuestro restaurante y decida ir a pasar una comida o cena agradable, acompañados de su(s) vástago(s).

No es ningún secreto que la vida de una pareja cambia completamente con la llegada de un nuevo miembro a la familia. Una pareja amante de la gastronomía puede continuar su hobby mientras su bebé se ciñe a comer y dormir, pero cuando éste crece y empieza a curiosear, salir a cenar con tu hijo puede ser un verdadero reto.

Se cambian las costumbres, pues de ser un hecho improvisado, salir a cenar pasa a ser algo perfectamente planificado y con preparativos. Además, pasamos del elegante, silencioso y vanguardista restaurante, a un local más familiar y ruidoso (aunque no siempre, y dependiendo de la edad de los niños y de lo moviditos que sean).

Si bien cada padre ha de conocer a su hijo y sus límites, debe tener en cuenta la clase de restaurante a la que quiere ir.

Aquí es donde pensamos que vuestro restaurante puede entrar en juego.

Primero se ha de tener claro que el perfil de vuestro restaurante es baby friendly, esto es, un restaurante en el que los niños se puedan sentir cómodos aunque no tengan necesariamente los elementos que más tarde comentaremos.

Aunque en la mayoría de restaurantes, más o menos cómodos para niños, podemos encontrar dos  de los elementos básicos que facilitan la velada a las parejas que quieran disfrutar de la gastronomía y la familia: la trona y el cambiador de bebé.

 

Sobre todo, se trata de que una familia pase un rato agradable y que salga con buenas sensaciones e intención de volver. Y no malhumorados y con los niños llorando porque no pueden moverse de su silla.

 

¿CÓMO ENTRETENER A UN NIÑO?

Como siempre decimos, los tiempos cambian y con ello el cambio de costumbres. Atrás dejamos al niño jugando con muñecos o juguetes invadiendo la mesa, a todos nos suena la imagen de dos padres cenando y el niño con la tablet o el móvil mirando dibujos animados.

Aunque dejar que los padres se las apañen para entretener al niño mientras que ellos comen, podéis ayudarles en esta misión casi imposible de diferentes maneras.

En una conocida cadena de restaurantes italianos nos llamó la atención los mantelines que tenían para niños, una parte para colorear, otra para resolver sopas de letras y otros juegos.
Además, su proveedor de bebidas les había facilitado unos lápices de colores para completar el entretenimiento del niño (con lo que contaban con una manera de entretener a los niños de forma económica y, además, ¡financiada!).
Con esto ayudamos a que el niño esté entretenido durante la comida y los padres puedan comer tranquilos. Además, ésta puede ser una buena herramienta de marketing, ya que si el pequeño sigue jugando con el mantel en casa, vuestro restaurante estará dentro de ese hogar, recordándole  a los padres la cena tan amena de la que disfrutaron en su última visita.

Si vuestro restaurante tiene un espacio exterior (aunque algunos restaurantes también lo adaptan en el interior), una zona adaptada para los más pequeños sería un gran reclamo y distribuir unas mesas desde donde se tenga todo bajo control ya sería ideal.

Estamos hablando de zonas juegos o columpios, que tanto gustan a los más pequeños, favoreciendo su relación con otros niños.

Por otra parte, la situación de vuestro local también puede ser un reclamo para las familias. Así pues restaurantes rodeados de naturaleza, jardines, playa o huerta pueden llegar a ser muy didácticos.
Habilitar una zona donde puedan ver animales de granja, un pequeño huerto, plantaciones o un espacio donde aprender jugando con los elementos de la naturaleza.

 

COCINAR PARA LOS MÁS PEQUEÑOS

La elaboración de un menú infantil en un restaurante cuyo público objetivo son familias es esencial, así que manos a la obra.
Debéis dejar toda la creatividad de vuestro chef para el menú de adultos, aquí se trata de hacer platos divertidos, ricos, sanos y simples.
Los empanados como croquetas, nuggets, san jacobos… suelen ganar las batallas, pero pequeñas pizzas, macarrones y hamburguesas también llaman la atención de los más pequeños.
Cocinar para niños no quiere decir que se deba de hacer a la ligera, más bien al contrario, hemos de extremar la precaución con ternillas y huesos de la carne. Como solución a esto, se pueden cocinar platos de pasta o arroces con pollo deshuesado riquísimos.
Otra -arriesgada- idea es introducir a los pequeños en la cocina saludable, engañando a sus paladares con hamburguesas de verduras, canelones de pescado u otros platos divertidos.

Otro elemento importante en vuestro restaurante que puede ser interactiva para los pequeños comensales es la carta.

¿Cómo diseñar una carta para niños? Como vimos en un post anterior, se puede diseñar una carta para captar su atención, explicando los platos de forma divertida, con dibujos y con contenido didáctico.

Por último no os olvidéis de los padres, adaptar vuestro restaurante para atraer a las familias no quiere decir que debáis dejar de lado la calidad de los platos y la atención a los adultos.

Aunque sea un local ideal para ir con niños, si vuestra relación calidad-precio deja mucho que desear, no esperéis una próxima visita.

En nuestros artículos siempre intentamos nombrar algún restaurante que conozcamos y que sabemos que cumple a la perfección con el tema tratado. En este caso tenemos muchos ejemplos en nuestra ciudad, pero queremos destacar uno, el Mas Blayet, un restaurante con décadas de experiencia que, además de una exquisita cocina mediterránea, ofrece un parque infantil “para disfrute de los niños y tranquilidad de los padres”, como ellos mismos dicen.

Bueno, amig@s, aquí terminamos nuestro artículo de esta semana, ya sabéis, la gastronomía y los niños ¡pueden ir de la mano!
Nos vemos la semana que viene por comayaparte.com, mientras visitad nuestro
Twitter y Facebook, donde encontraréis más curiosidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *