https://comayaparte.com/reparto-a-domicilio-por-que-no/

Reparto a domicilio… ¿por qué no?

¡Buenas tardes, amig@s!

¿Cómo ha ido la semana? Nosotros después de una noche sin ganas de salir de casa, teníamos claro el artículo de esta semana: la importancia del reparto a domicilio.

¿Habéis estado en casa y os ha apetecido comer en un restaurante pero no teníais ganas de salir? Parejas con niños, grupos de amigos que se reúnen a cenar, noches de película… Hay mil excusas para quedarse en casa y no por ello dejar de comer algo que te apetezca de un restaurante.

Atrás queda aquel “pedimos unas pizzas”, ahora se puede pedir a domicilio casi todo lo que quieras, no es necesario ceñirse a pizzas o kebabs.

Muchos restaurantes que, sin tener un servicio de reparto propio, han optado por ampliar horizontes y llegar a los hogares de los clientes a través de las empresas de reparto a domicilio.

 

No es necesario que el cliente llegue a tu mesa, tú puedes llegar a la mesa del cliente.

 

Hoy vamos hablar sobre cómo gestionar el reparto a domicilio en vuestro restaurante, una tarea que puede parecer fácil pero que debemos estudiar con detenimiento para poder crear un plan de acción adecuado.

Como hemos dicho anteriormente, la entrega a domicilio se puede gestionar de dos formas: haciéndola tú mismo o contratar el servicio de empresas especiales de reparto.

En los últimos años hemos comprobado como éstas últimas han experimentado un gran crecimiento, ¿no os suena ver en vuestra ciudad más repartidores en moto o bicicleta que nunca?

Este sector que antes se ceñía a comida rápida, ahora acabar todo tipo de restaurantes e, incluso, todo tipo de productos.

 

¿CÓMO FUNCIONAN ESTAS EMPRESAS?

Aunque debido a nuestra experiencia laboral conocemos mejor a Deliveroo  que a cualquier otra empresa (como JustEat o Glovo), podemos decir que la mayoría de empresas de reparto a domicilio funcionan de la siguiente manera:

La compra se realiza a través de su plataforma y vuestro negocio no cobra hasta un periodo de tiempo después.Pasado éste, cobrará el importe con el % de comisión (+ IVA) que la empresa cobra por sus servicios ya descontado.

Después la empresa manda un extracto con todas las operaciones claramente detalladas, para que se pueda comprobar si coincide con los servicios que vosotros habéis realizado en ese periodo.

 

¿Y POR QUÉ OFRECER MIS PLATOS A DOMICILIO?

Los tiempos cambian, muchos de los grandes clientes y amantes de la gastronomía experimentan poca flexibilidad laboral y el tiempo que les queda libre lo dedican a la familia, hobbies o su tiempo libre en general.

Además, el rango de edad que más visita restaurantes coincide con el rango de edad en el que las parejas comienzan a tener familia.

Por esto, y por esta falta de tiempo, se han creado nuevas necesidades y un gran cambio de costumbres.

 

¿Por qué un cliente no puede fusionar dos grandes placeres como son pasar tiempo en familia y probar los platos de un restaurante?

 

También se ha de tener en cuenta que al aumentar el poder adquisitivo, aumenta el acomodamiento, por lo que para una cena especial o con amigos se prefiere hacer un pedido a casa que meterse en la cocina y ahí ¡es cuando entra en juego tu restaurante!

Son estos motivos los que han empujado a la aparición de diferentes empresas de reparto a domicilio.

 

¿REALMENTE AUMENTARÉ MIS VENTAS?

El reparto a domicilio aumenta las ventas sencillamente porque amplía el rango de clientes objetivos, pero ojo, no es oro todo lo que reluce, debéis hacer números y que este servicio merezca la pena, de nada vale que los beneficios que os proporcione este servicio se compensen con los gastos del reparto, la saturación de tu personal de cocina, etc.

 

¿QUÉ DEBO TENER EN CUENTA?

Si empezáis vuestro periplo en la entrega a domicilio por vosotros mismos, es decir, sin contratar una empresa externa, comenzad siempre con un radio cercano a vuestro restaurante, conforme adquiráis experiencia podéis ir creciendo.

Y si la demanda aumenta, ya podréis aumentar la flota, el radio de reparto y el personal que salga a repartir, etc.

Estamos en la era de las prisas, aunque vuestro cliente esté en su sofá tranquilamente viendo una película querrá su pedido lo antes posible, así que sé realista e indica el tiempo que tardarás, incluso añadiendo minutos de más (si llegas antes nunca se quejará, pero si tardas más de lo acordado…). Obviamente ten en cuenta el tráfico de tu ciudad, si llueve o no y diferentes agentes externos que pueden condicionar el tiempo de entrega.

En cocina se ha de dar prioridad a la preparación de un pedido para llevar, pues así se disminuye el tiempo de espera.

Asimismo, el reparto debe hacerlo un empleado de confianza o el propio encargado, ya que es una transacción donde se maneja dinero. Además, debe ser una persona amable, discreta, cuidadosa y atenta.

Otra forma de organizar este servicio para que no sea un problema más que un beneficio es comenzar ofreciéndolo los días entre semana, para los servicios de noche o los días que sepamos que nuestro restaurante tiene menos afluencia de clientes.

 

¿ES RENTABLE?

Si vuestro reparto lo realiza una empresa externa, lo más habitual es que sean ellos quienes cobren los portes. Pero si sois vosotros quienes realicéis el reparto, lo más aconsejable es que lo ofrezcáis de manera gratuita, siempre pidiendo un consumo mínimo en los pedidos.

Conforme vayáis adquiriendo experiencia, debéis calcular el tiempo que se suele tardar en llegar a las diferentes zonas o barrios, el consumo de combustible, el pago de seguros, impuestos, reparaciones y así podréis determinar cuál es el costo real de este servicio.

Además, para medir los ingresos que te aporta este servicio con mayor exactitud, se debe estudiar el número de repartos que se realizan a lo largo de un periodo de tiempo y el valor monetario del pedido.

Por supuesto, se ha de formar al personal, tanto al repartidor como a la persona encargada de atender al cliente telefónicamente para que pueda comunicar tiempos de espera, métodos de pago, ofertas… Además es importante que deje claro el importe a cobrar y pregunte método de pago y si necesita cambio.

Una gran ventaja del pedido online es el pago desde la web, sin embargo, si se trata de un encargo telefónico, un datáfono portátil es la solución para evitar el trajín de dinero.

 

¿CÓMO SABE EL CLIENTE QUE OFREZCO ESTE SERVICIO?

Estamos en el siglo XXI, la era de internet. Debéis indicarlo en vuestra web de forma que salte a la vista al entrar en la página. Un ejemplo de esto, lo encontramos en la cadena de restaurantes asiáticos Little Thai, echad un vistazo.

Por supuesto, en vuestro perfil de Facebook debe quedar bien claro que podéis llegar a los hogares de vuestros clientes. Hoy en día todos nos colamos durante un rato a ojear esta red social, por lo que puedes ganar puntos si tu cliente te ve y le haces la boca agua con alguno de tus platos seguido de “También en tu casa”. A esto os ayudará invertir unos pocos euros en las promociones de Facebook, donde podrás elegir la ciudad, el rango de edad, los intereses…. de tus futuros clientes.

El ticket, tarjetas o la puerta de vuestro local son sitios idóneos para publicitar este servicio, así, el cliente satisfecho tras su cena, podrá verlo y tenerlo en cuenta para futuras ocasiones.

Aunque suene algo caduco, es interesante que, en la bolsa de entrega del pedido, haya algún obsequio de promoción/publicidad como pueden ser imanes de nevera, así siempre estaréis presentes en la cocina y memoria del cliente.

Es interesante que junto al ticket del pedido, se ofrezca un pequeño descuento si visita el restaurante en las próximas semanas.

 

SI NOS PONEMOS NEGATIVOS…

El plato es la suma de todo, desde su sabor hasta su visualización, pasando por las técnicas de elaboración, colores… Uno de los hándicaps del reparto a domicilio es que se desvirtúa totalmente el “dibujo” del plato.

Incluso el restaurante, su decoración, la atención de los camareros conforman, junto al plato, la experiencia gastronómica perfecta.

Muchos chefs se niegan a repartir sus platos porque entienden que parte de su oferta es su último toque y comerlo en el entorno de su restaurante.

 

MIREMOS LA PARTE BUENA

El reparto a domicilio genera ventas y, a su vez, evita que se ocupen mesas en el local, estando así disponibles para aceptar más reservas o personas que se acerquen sin reserva previa.

El pedido y pago desde internet, sin necesidad del teléfono ni interacción con nadie hace que una persona pueda comprar tu comida desde el móvil, en el metro o antes de salir de la oficina.

Por último, pensamos que un buen servicio a domicilio es una forma de fidelizar al cliente, sin duda querrá repetir la experiencia de degustar vuestros platos en el restaurante u, otra vez, desde su casa. Además, hoy en día existen muchas alternativas de packaging que pueden seguir la línea de vuestro negocio.

 

Y de tanto hablar de comida a domicilio, nos ha entrado hambre, así que nos despedimos hasta la semana que viene y ¡nos ponemos a elegir qué vamos a pedir!

En comentarios podéis preguntar cualquier duda o dejar sugerencias, ya sabéis, intentamos explicar cada tema de manera cercana, desde nuestro punto de vista, sin libros de texto ni teoría aburrida.

Si queréis que os resumamos mensualmente todo lo que comentamos, registraos en nuestra newsletter, prometemos no ser pesados.

Nos vemos por Facebook y Twitter, donde comentamos nuestros artículos y otras noticias curiosas.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *